La música de baile argentina es una forma de arte propia. Esta música de baile ha ayudado a capturar algunos de los ritmos (y movimientos) más viscerales y expresivos de América del Sur.

Pero la música de baile argentina, que ayudó a producir danzas de tango y salsa, también se ha convertido en una adición popular a muchas culturas internacionales. ¿Cómo la música de baile argentina se hizo tan popular, impactando culturas profundamente a través de todo el mundo?

Los orígenes del tango Argentino

La música de tango se desarrolló por primera vez en los burdeles argentinos hace más de un siglo atrás. El tango original combinó una mezcla de influencias globales desde tradiciones africanas, europeas hasta indígenas. El tango original también incluyó influencias de Payada, el estilo milonga de la pampa argentina y uruguaya, junto con el candombe uruguayo. Los sonidos del tango se mezclan entre los instrumentos andinos tradicionales como el charango y el bombo leguero, y hoy en día también cuentan con muestras electrónicas como la música de reggaetón y cumbia.

Desde 1866, el tango fue descrito como un estilo de música/baile en los periódicos argentinos. A fines de la década del 1870, los ritmos del tango-candombe llamados “El Merenguengue” se volvieron especialmente populares después de aparecer en los carnavales agroargentinos. La música se tocó con arpas, violines y una flauta con tambores Candombe. Este movimiento se convirtió en una parte crucial del desarrollo de la música de tango.

El primer grupo de tango estuvo compuesto por dos músicos afroargentinos, Casimiro Alcorta en violín y Sinforoso en clarinete desde principios de la década del 1860 hasta principios de la década del 1890. Ellos crearon el tango “Concha sucia” y se les atribuye la creación de muchos otros tangos anónimos de este primer periodo.

La popularidad del tango

En los años entre el 1920 y el 1930, la música de tango comenzó a ganar popularidad internacionalmente. En países europeos como Francia y Estados Unidos, la superestrella del tango, Carlos Gardel, fue reverenciada como símbolo sexual y ayudó a introducir la música a nuevas audiencias a través del baile en la película. Él ayudó a crear el “tango-canción” y la transición de una música de “gangster” de clase baja a un estilo de música y baile más respetable de la clase media. Ya para la década del 1920, el tango se había mudado de los burdeles y se había vuelto más respetable ahora que las masas lo aceptaban. Famosos directores de orquesta como Roberto Firpo y Francisco Canaro reemplazaron la flauta con un sonido de contrabajo y los movimientos de baile seguían siendo sensuales para la época.

La época dorada del tango

La época de oro del tango vio la fundación de varios movimientos dentro del género. Desde el 1935 hasta el 1952, muchas bandas grandes dentro de los Estados Unidos presentaron música de tango con más de una docena de artistas. Orquestas influyentes como Mariano Mores, Juan d’Arienzo (apodado King of the Beat) y Francisco Canaro fueron importantes contribuidores al género. D’Arienzo era conocido por su ritmo constante en muchas de sus grabaciones. La música de Canaro era más lenta y fácil de bailar y se hizo popular en las milongas (danzas de tango).

En esta época, otras bandas tocaron exuberantes y grandiosas piezas de orquesta con énfasis en las cuerdas y el piano sobre el bandoneón. Buenos ejemplos de esto se pueden escuchar en “Bahía Blanca” y “A la gran muñeca” de Carlos di Sarli. Las grabaciones de Osvaldo Pugliese fueron similares a otras orquestas de baile, pero él creó grabaciones decadentes y complejas con sonidos discordantes.

El tango trascendió los límites de América Latina y fue adoptado en bandas europeas con nuevos géneros, como Tango Nuevo y NeoTango –  formados a lo largo de las décadas. Hoy en día, los instrumentos no tradicionales como el acordeón, el ukelele, el órgano eléctrico, el saxofón y otros instrumentos, junto con letras en otros idiomas, se agregan a menudo a las composiciones de tango. Junto con otras danzas populares como el foxtrot y la rumba en los años 1940 y 1950, el baile se convirtió en una actividad doméstica que expresaba una sensualidad sofisticada. A pesar de que el tango popular de hoy se ha diversificado de sus raíces argentinas y ha adquirido más sonidos europeos, América Latina puede enorgullecerse en presentar una forma de música tangible y apasionada para que el mundo la aprecie.

2017-11-16T16:41:30+00:00 November 13th, 2017|Blog, Dancehall, EDM, Enrique Cadena Marin|0 Comments

Leave A Comment