En lo profundo de las calles de la capital uruguaya, la escena de la música electrónica ha creado un clima de baile único. Los clubes nocturnos como Phonotheque  (cual los locales llaman Phono) han ayudado a establecer un atmósfera de “dance hall” con un techno oscuro, “tech house”, “minimal” y “electro”, creada por DJs que hasta hace poco eran desconocidos fuera de Uruguay. Profundamente calificados, incluso más que muchos de sus contemporáneos en el extranjero, artistas como Emilio, Kino y Z@p han salido triunfantes en este desierto de alta velocidad. De hecho, estos y otros artistas han ayudado a crear el sonido “underground” de Montevideo en Phono.

DJ Edu Koolt es uno de los dioses de la escena “underground”. Muchos participantes de clubes nocturnos dicen que han cambiado sus vidas y le hacen tributos de tatuajes. Un curador veterano que ha viajado a Europa en numerosas ocasiones, Koolt sigue siendo principalmente desconocido allí. Sin embargo, Koolt, junto con su amigo DJ Christian Bonanata y DJ Detected, fundó Phonotheque, que ahora es administrado únicamente por Bonanata. Obsesionados con el vinilo, los DJ se centran en tocar los “sets” de DJ de vinilo con cajas de discos incorporadas y luces portátiles. Creando un éxito con poco equipo, el espacio estrecho y pequeño ofrece un entorno despejado, pero de transporte.

Inaugurado en 2013, Phono es más como un espacio de ritual, donde los teléfonos son silenciosos y los visitantes se encuentran en un estado de trance de música continua, con ritmos perfectamente marcados y una atmósfera experimental. En el club, los invitados no escucharán “house” o “disco”. Sino serán bienvenidos por la naturaleza eufórica del techno despojado, ritmos rotos momentáneos y ritmos electro con insinuaciones de principios de la tecnología house. Es el espacio seguro para aquellos con una pasión por la música electrónica para desatar y experimentar con sus propias mentes y cuerpos. El club nocturno fue el primero de su clase en ofrecer una atmósfera diferente en comparación con cualquier otro club de música normal, cual a menudo está lleno de chácharas y móviles inteligentes por todas partes.

Kino, uno de los residentes, dijo que hablar y tomar fotos contrarresta el propósito de Phonotechque, ya que los visitantes están allí para sentir algo transformativo y cerebral. Sin embargo, entrar al club es como un crescendo de géneros y ruido. La pista de baile comienza constante y pacífica. Las melodías de “electro vintage” acentúan los ritmos techno, pero los DJs se mantienen suave, sin prisa y listos para hacer que la experiencia valga la pena. Normalmente hay solo tres DJs por noche con configuraciones que comienzan alrededor de la medianoche y duran hasta las 10 de la mañana.

Mientras los artistas residentes realizan mezclas excepcionales y tangibles, fusionadas con el soul y el jazz de Chicago o con el rap o el tribal de sudamericano o el punk rock, lo que hace que este club sea famoso no son sólo los ritmos, sino también la comunidad y el árduo trabajo que los artistas residentes dedican a transportar al público a través de los ámbitos de la fusión musical.

En mis publicaciones posteriores, hablaré más sobre la escena musical uruguaya que me ha ayudado a desarrollarme como artista. Las escenas artísticas “underground” siempre están evolucionando, así que a medida que la música de Montevideo está creando una ola de resonancia con los demás, es emocionante ver cómo puede inspirar y desarrollar otras escenas “underground” dentro y fuera de Uruguay.

Leave A Comment